¿Qué es el arte tequitqui?

En de las cultura prehispánicas, todo giraba alrededor de su religión y se podía ver especialmente en su arte, la cual se enfocaban a símbolos religiosos. Las culturas tenían sus propias tradiciones, pero una cosa que tenían en común era expresar esas tradiciones por medio del arte y dar tributo a sus dioses, de los que hacían esculturas, y otras obras.

Angel tequitqui

Cuando llegaron los españoles, este modo de vivir de los indios llego a su fin, ya que los conquistadores comenzaron un

proceso de evangelización en las “tierras bárbaras”  lo que causó que los indios sufrieran la destrucción de todas sus

creencias y tradiciones, especialmente su religión.  Pero este proceso no se dio inmediatamente, si no que poco a poco los españoles fueron influenciando a los indios y lo que fue un encuentro de culturas dio nacimiento al arte tequitqui.

El arte tequitqui  es un término propuesto por José Moreno Villa en su texto Lo mexicano en las artes (1949), y serefiere a las manifestaciones artísticas realizadas por indígenas del área mesoamericana luego de la Conquista de México. Se puede decir que es la mezcla del arte indígena con el arte cristiano y se puede ver el proceso de transculturación entre los indígenas y los españoles. En el arte tequitqui, su puede ver algunos elementos indígenas en la obras que ordenan los españoles, de lo cual se puede inferir que aun y cuando se llevaba a cabo la evangelización, los indígenas aun se aferraban a sus creencias y   tradiciones.

Algunos estilos de arte que se pueden apreciar en el arte tequitqui son: romántico, gótico y renacentista. Los frailes eran los que se ocupaban de la evangelización de los indígenas, y les brindaron nuevos materiales  para crear arte. Las tradiciones indígenas, aunque no se podían olvidar del todo, fueron perdiendo fuerza y mezclándose con las tradiciones cristianas para formar un hibridismo religioso.

Las manifestaciones del arte tequitqui se pueden observar  principalmente en las portadas de los templos cristianos, cruces atriales y murales en los claustros y capillas abiertas de los conventos.

Cruz atrial

En la arquitectura tequitqui se encuentran templos, monasterios y conventos. Podemos encontrar ciertas características que son parte del este arte, como los atrios, que fueron grandes espacios abiertos que estaban rodeados por muros y servían de amplia nave a las capillas abiertas que eran para  evangelizar a los indígenas. También se incluían capillas posas, que estaban colocadas en las esquinas de los cuadrángulos atriales y en centro del atrio se colocaba una cruz atrial. Los templos suelen tener unas sola nave y a lado un monasterio. Dentro del claustro se encontraban pinturas murales.  Los conventos se planeaban con base en la localización del monasterio.

Claustro

Los conventos desde los primeros que se fundaron existieron como centros de irradiación religiosa, en donde se ensenaba la doctrina cristiana, al igual que la  escritura alfabética, la gramática, el castellano, etc. Pero a la vez en los conventos se acepto la presencia de la cultura indígena, también el arte de hacer libros y mapas al modo indígena.

Los Frailes  gustaban de la pintura mural que se había desarrollado desde el siglo XIII, como decoración de los muros y ábsides de los templos prehispanicos. Los autores que  decoraban los murales de los conventos, se llamaban tlacuilos (Indígena mesoamericano) y  utilizaron su mismo trabajo para entrenar aprendices, según la tradición tanto europea como mesoamericana. Algunos elementos decorativos eran imágenes de santos, escenas de sus vidas o de las narraciones bíblicas.

Templo  y Exconvento de San Juan Bautista Coixtlahuaca

Esta obra monumental se encuentra en San Juan Bautista a 113 km. al Norte de la Ciudad de Oaxaca. Coixtlahuaca fue un centro comercial muy importante en la Mixteca. Se supone que el mercado que se realizaba en Coixtlahuaca tenía una gran influencia regional en toda la Mixteca. Por esta razón, cuando llegaron los españoles, inmediatamente empezaron a construir un templo y exconvento dominico, que terminaron en 1576.

Esta obra arquitectónica expresa una fuerza matizada de sobriedad y austeridad, pese a que la portada es de carácter renacentista. Los retablos del interior son de estilo churrigueresco.

Uno de los testimonios más importares es su “capilla abierta”, dedicada a San Juan Bautista. Las capillas abiertas, como ya se había mencionado antes, eran diseñadas para los indígenas, ya que no se les permitía la entrada  a la misa y la comunión junto a los conquistadores, encomenderos y europeos en general. Es por eso que a los indígenas se les hacían sus misas afuera y los sacerdotes se colocaban dentro de la capilla abierta, y los indígenas en la superficie del atrio a cielo abierto.

En el arco superior de la capilla abierta se aprecia labrada una “cadena de serpientes”. Y se  puede ver  que las dos culturas todavía “no se conocían” a profundidad, por lo que los indígenas pudieron dejar “testimonios discretos y secretos” de su visión cosmogónica y religiosa.

Puede apreciarse en la portada principal el conjunto formado por San Juan Bautista, flanqueado por San Pedro y el Apóstol Santiago y una serie de nichos en forma de concha, grandes rosetones, medallones y símbolos de la pasión. Además de su espléndido rosetón al centro y un detallado escudo de Felipe II.

Advertisements